domingo, 22 de junio de 2008

El Cielo Sobre Berlín

Solveig Donmartin en la secuencia del columpio en el circo
Road Movies Filmproduktion / Argos Film

EL CIELO SOBRE BERLÍN


La Mirada que Recrea Magistralmente lo Cotidianamente Simple


David Cardona



Para Jennifer y Hugo especialmente, en su casa de sol.



"En la edad audiovisual el hombre cree vivir de imágenes.
En realidad sus ojos se han hecho más obtusos que nunca,
más limitados. El teleobjetivo de su mirada tiene un ángulo
demasiado estrecho, incapaz de abrir el ángulo y crear
relaciones con el entorno, aislador del ambiente en el que
se mueve lo que observa. El desenfoque de lo que está
adelante y atrás le hace ver sólo lo útil, lo racional de
un determinado momento. Si nos mostraran fotografías
de la parte superior de los edificios por los que pasamos
dos o tres veces al día, no los reconoceríamos. Sólo
estamos en capacidad de captar unos cuantos metros alrededor".


Luis Alberto Álvarez

Win Wenders, Un cine de Ojos Abiertos.

1978.11.07.



Con independencia de tiempo y lugar, El Cielo Sobre Berlín, es una película que se debe a una estética que no se puede categorizar de un modo simple y que no es fácil de referir antes de su realización. Universal en la medida que es un referente y atípica por los diferentes elementos que conjuga y el modo en que lo hace, ésta obra le merecería a Win Wenders la Palma de Oro al mejor director en el Festival de Cannes en 1987 y desarrolla una historia en el Berlín previo a la caída del muro y con él, de todo el sistema global de una guerra fría que evoluciona a un nuevo orden desde una perspectiva personal del autor y sus personajes.

La película desarrolla algunos de los elementos que el director sabe estilizar de modo muy particular en algunos de sus personajes y el universo que habitan, muchos de los cuales y al igual que otros de sus películas, configurando perfiles relacionados con la ansiedad, el desánimo o la alienación del hombre en el mundo contemporáneo. Considerada de corte “existencialista” en ciertos discursos de la historia del cine, tal como suele aplicarse alguna denominación de un estilo literario a las nuevas propuestas cinematográficas, El Cielo Sobre Berlín, sugiere una nueva narración audiovisual de un director altamente influyente del Nuevo Cine Alemán de los años setenta.

El deseo y la aspiración de uno de los ángeles que caraterizan Bruno Gantz y Otto Sander con relación a la levedad y la ligereza de la que gozan, además de la inmortalidad, se constituye en el pasaje central de una película en torno a la bella figura de Solveig Donmartin y su rol como trapecista de un espectáculo itinerante de circo. La reflexión implícita en el texto y en el desarrollo filmográfico del tema, sugiere el debate entre la condición humana y la divina dando una valoración positiva a la primera, hecho que no se aparta en modo alguno de algunas concepciones que como el mito griego o la cosmogonía hindú, dan un lugar privilegiado a la condición de ser humano, con respecto a la de los dioses o semidioses.

Se tiene también que la dicotomía entre inmortalidad y eternidad está presente de cierto modo en la obra y con evidencia sobre la posibilidad de los contrastes entre la muerte, la inmortalidad y la eternidad que caracteriza al hombre y a los ángeles respectivamente. Desde el surgimiento del pensamiento político en la escuela de Sócrates que determina el compromiso activo en las cosas del mundo y el pensamiento puro que deriva en la contemplación, se alude a la vía de la diferenciación entre la eternidad y la inmortalidad, la misma que como concepto "significa duración en el tiempo, vida sin muerte en esta Tierra y en este mundo tal como se concedió según el pensamiento griego a la naturaleza y a los dioses del Olimpo. Ante este fondo de la siempre repetida vida de la naturaleza y de la existencia sin muerte y sin edad de los dioses, se erigen los hombres mortales, únicos mortales en un inmortal aunque no eterno universo, confrontados con las vidas inmortales de sus dioses pero no bajo la ley de un Dios eterno" (Arendt, 1993, p. 30). Sin embargo, es precisamente en torno a la experiencia de la muerte que se puede configurar una conexión entre inmortalidad y eternidad pues "la experiencia de lo eterno es una especie de muerte, y la única cosa que la separa de la muerte verdadera es que no es final, ya que ninguna criatura viva puede sufrirla durante ningún espacio de tiempo y es precisamente lo que separa a la vita contemplativa de la vita activa en el pensamiento medieval" (Ibídem, p. 32). Es así como cobra importancia que el descubrimiento de lo eterno por parte de los filósofos se situara como una opción que en contraposición con la preocupación por la eternidad dejara a ésta sin justificación y ello no se debe al pensamiento filosófico propiamente, pues la caída del imperio romano demostró que ninguna obra salida de las actividades de los mortales puede ser inmortal y esto fue acompañado del crecimiento del evangelio cristiano (Ibídem, p.33), que predicaba una vida individual imperecedera mientras se iba haciendo la religión oficial de occidente.

La cosmogonía hindú a su vez ya había delimitado este mismo asunto cuando en el Bhagavad Gita, Krsna afirma dirigiéndose a Arjuna que "No hubo jamás un tiempo en que Yo no existiese ; ni tú ni todos estos reyes; ni en el futuro ninguno de nosotros dejará de existir". (B.G. 2.12), lo que no hace incompatible el concepto de la eternidad con la muerte, pues ésta se asume como un cambio de estado. Dicha percepción no es incompatible con el desprecio por toda lucha por la inmortalidad como si se tratara de vanidad o vanagloria (Arendt, 1993, p. 33), a posterioridad de la idea de que los mortales alcanzaban su propia inmortalidad al dejar obras imperecederas y consecuentemente, demostrando de este modo su naturaleza divina. Así, el planteamiento de la película corresponde a la vía de la renuncia a los privilegios de los ángeles en pos de ser humano y morir sin necesariamente hacerlo en razón de dejar una obra inmortal sino entre otros privilegios, por el de sentir. "La oportunidad más maravillosa que ofrece la vida es la del ser humano. Abarca todo el universo. Incluye el conocimiento de la muerte, del que ni siquiera Dios goza" (Miller, 2002, p. 181); Tal posibilidad, como oportunidad para el ser humano, como la concibe Henry Miller, lleva incurso la percepción del tiempo en la finitud, y la determinación de los actos y la vida en relación con ésta; la vida de los seres inmortales debe ser diferente de la de los mortales, precisamente en virtud de dicho conocimiento. La eternidad es un concepto trascendente al de inmortalidad y a éste se hace referencia cuando se alude a la diferencia de ser inmortal en un universo que no es eterno y a ser humano con indiferencia de una u otra condición.

El disfrute en la condición humana y la posibilidad de sentir tanto el peso del cuerpo que es el cúmulo de los sentidos que perciben las sensaciones, como el sentimiento que motiva la acción, otorga al ser humano la posibilidad de la esperanza. Tal es el trabajo de Cassiel y su compañero infundiendo de este don a quienes lo han perdido o están en vías de hacerlo. El amar y el sentir son una parte más del reto de vivir y como un principio trascendente, son legítimos tanto como la condición divina, incorpórea y eterna de aquellos seres de los que se vale la película en la figura de ángeles, para contrastar una y otra.

Nacido en 1945 en Dusseldorf, cursante de filosofía y medicina en la Universidad de Friburgo y de pintura en París, este guionista, productor, actor y director, había planeado ser sacerdote antes de dedicarse a la cinematografía. Temáticamente su obra se ha referido esencialmente a la reflexión en torno a conceptos como la incomunicación y las crisis del hombre de hoy, a la vez que trata también del impacto de la cultura americana en la vida de la Alemania de la posguerra. Con secuencias sencillas sobre lo cotidiano expresa que “en todas mis películas subyace el tema de la americanización de Alemania” (Mónaco, 1991, 571), como diría en una entrevista y esto se evidencia explícitamente en su obra por sobre las de sus homólogos germanos con una intensidad incomparable.

Su generación creció con las aportaciones de un American Way of Life incurso en las políticas de recuperación de los efectos y consecuencias de La Segunda Guerra Mundial. Después de culminar sus estudios de filosofía y medicina, Wenders ingresa a la Escuela de Cine de Munich donde realizará algunos trabajos entre 1967 y 1970 antes de su opera prima, The Goalie´s Anxiety at the Penalty Quick (El Miedo del Portero Ante el Penalty, 1972), basada en la novela de Peter Handke, autor de Wrong Move (Movida Equivocada, 1975) y con quien trabajaría en El Cielo Sobre Berlín. Después de The Scarlett Letter (La Letra Escarlata, 1972), adaptación de la novela de Nathaniel Hawtorne, que el mismo definiría como una experiencia desalentadora, realiza Alice In the Cities (Alicia de las Ciudades, 1974), Wrong Move y Kings of the Road (Los Reyes de la Carretera) en 1975, conocidas como su trilogía de Road Movies, el mismo nombre de su compañía productora y en las que se perfilarían sus intereses y énfasis estéticos.

Con The American Friend (El Amigo Americano, 1977), adaptación de la novela de Patricia Highsmith del mismo nombre en la versión castellana, pero de título original The Ripley`s Game (El Juego de Ripley), capta la atención internacional y se familiariza con aspectos más cercanos a los modos de producción cinematográfica americanos, para trasladarse un año después a Estados Unidos con un contrato firmado con los Zoetrope Studios de propiedad de Francis Ford Coppola, donde realizaría Hammet (1978), que fuera aplazada hasta su realización final en 1983 y reducida en más de un treinta por ciento de lo desarrollado por Wenders en su versión final. De modo similar, The State Of Things (El Estado de las Cosas, 1982), tampoco redundaría en un logro fílmico ni estético y se erigiría junto con su predecesora en otro cuasi fracaso en su carrera de director de factura.

Es con Paris Texas (1984), basada en un texto de Sam Shepard que se consolida la imaginería temática y estéticamente sugerida a lo largo de su producción anterior y que le merecería su primera Palma de Oro del Festival de Cannes de 1984. El trabajo de fotografía de esta película cargada de calidez y de un hiperrealismo tonal que acentúa los momentos centrales, anticiparía el estilo esmerado que se desplegaría en la subsiguiente película, El Cielo sobre Berlín. En ambas, es la mirada atenta de un director que destaca detalles presentes en la vida cotidiana con una visión agudizada de las realidades humanas lo que se erige en una impronta única y diferente.

Sin extravagancias narrativas ni subversiones novedosas que rompan con lo necesariamente funcional dentro de una temática particular, los encuadres y movimientos de cámara a cargo del francés Henri Alekan proveen a la película de una capacidad narrativa poderosa. El Cielo Sobre Berlín “no le debe nada a nadie, es un riesgo que se corre con inventiva y belleza y resulta ser, en fin de cuentas, un cine de potente efecto y gloriosas imágenes y un acercamiento visual de inmensa ternura a los seres humanos, una cálida declaración de amor al hecho de ser hombres.” (Álvarez, 1998, p. 307). Es la capacidad de observar y comunicar detalles imperceptibles lo que hace de ésta una película un tributo a la humanidad tanto estético como temático.

La posibilidad de amar, de sentir, de experimentar sensaciones, debe ser diferente cuando se tiene un cuerpo físico que cuando no se tiene éste. No existiendo más que la armonía que mueve el mundo del modo en que se mueve éste y la ciudad con todos sus habitantes, más allá de la moda o las estadísticas, se justifica el optar libremente por vivir. Así, la verdadera vida involucra la permeabilidad a todos y cada uno de los aspectos de la realidad con independencia de su trascendencia o intrascendencia que sucumbe ante la inmanencia de una razón para esperar y confiar, hecho este que parece resuelto para aquellos que siendo inmortales, tienen todo el tiempo. Este aspecto de la dicotomía que subyace a la historia, se materializa en imágenes con la maestría de la que sólo es capaz un director con una mirada cultivada por vida especialmente y por la técnica también.

Wenders logra este propósito manteniendo un punto de vista “bajo” a la vez que cercano y aunque algunas perspectivas se desarrollan desde referentes urbanísticos conocidos, lo observado es novedoso y acerca al espectador a un nuevo Berlín y a otra Alemania. Esa preocupación del director por que el hombre recupere su capacidad de ver contando con la libre elección de observar es un hecho que determina la posibilidad de juzgar la consciencia cultural contemporánea de Alemania y el mundo. El Cielo Sobre Berlín representa la posibilidad de ver desde una nueva perspectiva una metrópoli y los diferentes pulsos de sus realidades más cotidianas y que al igual que las de todos los seres humanos, se erige en una conquista voluntaria que exige del hombre aguzar la visión y escuchar de lo observado, la voz inmanente que sostiene el discurso de la realidad.

david cardona © 2008


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ÁLVAREZ, Luis Alberto. “Win Wenders. Un cine de ojos abiertos”. Páginas de Cine, Volumen 1. 1ª ed. Medellín, Universidad de Antioquia. pp. 167 - 269. 1988.

ÁLVAREZ, Luis Alberto. “Tan Lejos Tan Cerca de Win Wenders. Wenders sin Ángel”. Páginas de Cine, Volumen 2. 1ª ed. Medellín, Universidad de Antioquia. pp. 306 - 312. 1998.

ARENDT, Hanna. La Condición Humana. 1ª ed. Buenos Aires, Paidós. 1993. 364 p.

BHAGAVAD GITA. 4ª ed. Buenos Aires. Bhaktivedanta Book Trust International. 1990. 895 p.

MILLER, Henry. Trópico de Capricornio. Bogotá. 1a ed. El Tiempo, 2002. p 181. 276 p.

MONACO, James. The Encyclopedia of Film. 1st ed. New York, Perigee Books. 1991. 596 p.

_._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

Luis Alberto Álvarez decía:


"Alguien le preguntaba a Eisenstein, qué película en la historia del cine hubiera querido hacer. Él respondió que Young Mister Lincoln de John Ford, la película que se cita con cariño en Alicia en las Ciudades. Para nosotros, si algún día pudiéramos hacer cine, uno de los modelos tendría que ser Win Wenders, el joven director alemán que todavía no figura en los libros de historia."

Referencia Bibliográfica:

ÁLVAREZ, Luis Alberto. “Alicia en las ciudades. Alicia en el país del cemento”. Páginas de Cine, Volumen 1. 1ª ed. Medellín, Universidad de Antioquia. p. 257 - 260. 1988.
._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

Vínculos relacionados:


Win Wenders from Wikipedia.org -The free encyclopedia-

Win Wenders -official site-

Der Himmel Uber Berlin / Wings Of Desire
-Trailer-

Der Himmel Uber Berlin / Wings Of Desiere -Opening Sequence-

Paris Texas -Trailer-

Paris Texas -Opening Sequence-
_._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._

Websites Relacionados:

Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín

Biblioteca Pública Piloto - De Medellín para Latinoamérica -

Centro Colombo Americano -Medellín-

Universidad de Antioquia
.
Misioneros Claretianos -Biblioteca Provincial-
.
Corporación Creemos

._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

Advertencia:


Los contenidos publicados en este Blog parten de una iniciativa libre e independiente como tributo a la memoria de Luis Alberto Álvarez (1945-1996), crítico y realizador colombiano, amigo, mentor y maestro y a su labor en la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín. Las opiniones expresadas por los autores de los mismos son de su expresa responsabilidad y no comprometen a las instituciones relacionadas. Se preservan todos los derechos de los materiales usados y citados en este sitio y se espera un trato equivalente para con los mismos. Se aspira así, a contribuir a la difusión de una cultura fundamentada y objetiva de la apreciación, crítica, historia y realización del cine, en especial para las y los jóvenes de la ciudad de Medellín, Colombia y las audiencias globales que con respeto y atinencia a los derechos y garantías que corresponden a los contenidos digitales de conformidad con las normas y regulaciones internacionales, deseen hacer uso de los mismos.

Cordialmente
,

David Cardona
Contents Development
, Cinema and Photography
dcardox@hotmail.com

_._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

All Rights Preserved by the blUElIzArd OpEn rOUnd tAblE Group
A mrcardona&mrstobon. @ .companion
.

This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 License

1 comentario:

MONICA M. SOTO VERCHER dijo...

Estimado David Cárdenas
Llegué por casualidad a tu artículo de "El cielo sobre Berlín" con el anzuelo de la foto de Marión del blog de tu cátedra ya que necesitaba para escribir acerca de "Las Alas del Deseo" mi película favorita de todos los tiempos. Me encantaron las ideas que pusiste y tomé algunas citándote en mi blog de Wordpress: http://msotovercher.wordpress.com/2012/05/30/etiquetas-tags-las-alas-del-deseo/.
Espero no te moleste pero coincidimos en la idea de eternidad y vos lo expresas más bonito.
Un saludo desde San Luis, Argentina.